¿Qué es la proteína C reactiva alta? Causas y síntomas

Contents

Resumen

¿Qué es la proteína C reactiva?

¿Cómo se mide esa proteína?

¿Qué es la proteína C reactiva alta? ¿Y cuáles son los síntomas?

¿Cuáles son las causas de la proteína C reactiva alta?

¿Es posible bajar los niveles de proteína C reactiva?

¿Qué hacer cuando la proteína C reactiva está alta?

¿Cuándo es necesaria una prueba de proteína C reactiva?

¿Cuál es la diferencia entre proteína C reactiva y proteína C reactiva ultrasensible?

¿Qué es el examen de PCR ultrasensible?

¿Cómo afecta la proteína C reactiva a los deportistas?

PCR Negativa

PCR Positiva

La salud

proteina c reactiva

Resumen

¿Qué es la proteína C reactiva alta? Eso se deriva cuando una persona sospecha tener un proceso agudo que ocasiona inflamación, ya sea por una infección bacteriana o por una enfermedad inflamatoria, se hace necesaria la realización de una prueba PCR Pero… ¿Qué significa esto?

A raíz de la aparición del coronavirus, las pruebas PCR se hicieron muy populares, ya que eran la forma más efectiva de detectar la enfermedad en un paciente.  Sin embargo, la prueba de proteína C reactiva alta (PCR) siempre ha existido y determina la presencia inflamación en afecciones agudas y crónicas.

¿Qué es la proteína C reactiva?

La proteína C reactiva (PCR) es una proteína que es producida por el hígado. Cuando la concentración de PCR aumenta en la sangre se da normalmente por una enfermedad que causa inflamación en determinada parte del cuerpo.

La PCR fue la primera proteína de fase aguda descrita y el nombre deriva de su capacidad para precipitar al polisacárido somático C del Streptococcus pneumoniae. La PCR forma parte de la inmunidad innata y su síntesis es inducida como respuesta al daño tisular por infecciones, inflamación o neoplasias. Es sintetizada por hepatocitos y células del endotelio vascular y su expresión está regulada por citocinas, particularmente por la interleucina 6 (IL–6) y, en menor grado, la interleucina 1 (IL–1) y el factor de necrosis tumoral α (TNF–α).1

Por ende, la prueba de PCR se realiza para medir la cantidad de PCR en la sangre, así se detectan inflamaciones por enfermedades agudas o para vigilar la actividad de procesos o enfermedades crónicas.

En otras palabras, esta proteína es un biomarcador de inflamación en el cuerpo y circula por nuestra sangre. Dependiendo de la inflamación, los niveles de esta proteína aumentan o bajan. Por supuesto, cuando hay una mayor cantidad, es cuando hay más inflamación.

Por otro lado, es una reactante de fase aguda, esto quiere decir que se secreta hacia la sangre pocas horas después del inicio de la infección o de un proceso inflamatorio. Los linfocitos (que son las células de defensa) que se activan por inflamaciones o infecciones secretan una proteína llamada interleukina-6, que estimula al hígado para sintetizarla.

En el curso de traumatismos, infarto agudo de miocardio, enfermedades auto inmunes e infecciones bacterias (como una sepsis), se observan concentraciones elevadas de la proteína C reactiva.

Se ha demostrado que la concentración de PCR puede multiplicarse por mil en respuesta a un proceso inflamatorio y su aumento en sangre puede preceder al dolor, la fiebre, otros indicadores clínicos y signos y síntomas.

La única manera de saber qué niveles existen en el organismo es por medio de un análisis de sangre, el cual arroja como resultado el nivel de inflamación general que tenemos. No se puede determinar la localización exacta de la proteína.

¿Cómo se mide esa proteína?

La proteína C reactiva se mide a través de los miligramos por litro de sangre. Obviamente, cuando el nivel es bajo es mejor. Estos serían los valores:

Menos de 1 mg/L: bajo riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular.

Entre 1 y 2’9 mg/L: riesgo moderado de sufrir enfermedad cardiovascular.

Superior a 3 mg/L:  alto riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Superior a 10 mg/L: cuando el nivel de proteína C reactiva llega a estos niveles, es necesario un estudio de profundidad para determinar la causa de la inflamación. Suele aparecer en casos de tuberculosis, lupus, cáncer, infección ósea, entre otros. Las inflamaciones arriesgadas suelen estar sobre 10-40 mg/l (como la del COVID-19) mientras las extremadamente importantes (activas) se encuentran entre 40-200>mg/l donde la vida de la persona estará en riesgo.

¿Qué es la proteína C reactiva alta? ¿Y cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la proteína C reactiva alta indican algo muy particular, es que no tiene síntomas visibles ni notorios. Un análisis de sangre es fundamental para conocer si un paciente tiene problemas con esta proteína.

¿Cuáles son las causas de la proteína C reactiva alta?

Podemos señalar que la causa de la proteína C reactiva alta es una inflamación en el cuerpo. Las proteínas aumentan en respuesta a la inflamación. Por lo tanto, la aparición de niveles altos de esta proteína está normalmente asociada a:

  • ataque cardíaco,
  • lupus,
  • neumonía neumocócica,
  • artritis reumatoidea,
  • tuberculosis,
  • fiebre reumática,
  • cáncer o
  • enfermedad del tejido conectivo.

Como es obvio, es imposible saber si se padece alguna de estas enfermedades sin el diagnóstico adecuado, por lo que este análisis solamente es una prueba inicial del estado de salud del paciente.

Es importante destacar que durante la segunda mitad del embarazo se pueden encontrar niveles altos de proteína C reactiva, así como en el uso de ciertos tipos pastillas anticonceptivas.

¿Es posible bajar los niveles de proteína C reactiva alta?

Para poder bajar la proteína C reactiva alta lo primero es eliminar la causa de la inflamación. Para ello, hay que establecer un diagnóstico claro y el médico examinador determinará un tratamiento para lo que causa la inflamación. Normalmente, se trata con antinflamatorios.

En este caso, el paciente debe cumplir con el tratamiento y también colaborar para que el índice de la proteína C reactiva baje. ¿Cómo hacerlo? Se puede añadir vitamina E a la dieta, con alimentos o suplementos. El aceite de pescado también puede ayudar.

Las dietas que son bajas en grasa son eficaces para la disminución de los niveles de proteína C reactiva. El ejercicio físico también es de gran ayuda, al igual que dejar de fumar.

¿Qué hacer cuando la proteína C reactiva está alta?

Después de confirmar los valores de proteína C reactiva alta, el doctor deberá evaluar el resultado de los otros exámenes que componen el cuadro médico del paciente, mirando todos los síntomas importantes que padece. Por lo que a partir del momento en que se identifica la causa, se debe iniciar el tratamiento recomendado de acuerdo con la enfermedad (se puede mirar algunas de las enfermedades en esa lista). 

Cuando el paciente presenta solamente un malestar general sin que haya otro síntoma específico, el médico podrá solicitar otros exámenes como por ejemplo la presencia de marcadores tumorales o una tomografía computarizada, para identificar si existe el riesgo de que la alteración fuera causada por un cáncer.

Cuando los valores de la PCR están por encima de 200 mg/L es normal que la persona se quede hospitalizada para recibir antibióticos vía intravenosa. Los valores de la PCR comienzan a subir 2 días después del inicio de la infección y tienden a bajar cuando se inicia el uso de antibióticos. Si 2 días después de ingerir el medicamento no se consigue bajar los valores de la PCR, el médico deberá utilizar otra estrategia para tratar el problema.

¿Cuándo es necesaria una prueba?

Una prueba de proteína C reactiva es necesaria cuando el paciente puede necesitar esta prueba si tiene síntomas de una infección bacteriana como:

  • Fiebre o escalofríos
  • Ritmo acelerado del corazón (taquicardia)
  • Respiración rápida
  • Náuseas y vómitos

También puede necesitar una prueba si su médico de confianza sospecha que puede tener una afección que causa inflamación. Los síntomas dependen de la afección.

Si ya le han diagnosticado una infección o enfermedad crónica que causa inflamación, una persona puede necesitar esta prueba para vigilar su afección y tratamiento. Los niveles de proteína C reactiva se elevan y bajan dependiendo de cuánta inflamación hay en el cuerpo. Si sus niveles bajan, es un signo de que su tratamiento para la inflamación está funcionando o que usted está sanando.

¿Cuál es la diferencia entre proteína C reactiva y proteína C reactiva ultrasensible?

Con las dos pruebas se está evaluando la misma molécula en la sangre. Sin embargo, con la proteína C reactiva ultrasensible (PCR-us) se miden concentraciones muy bajas de PCR en el torrente sanguíneo, hay que acordarse de tener cuidado si la proteína C reactiva está alta.

La PCR-us se suele solicitar en personas que, aparentemente, están sanas para determinar el riesgo de que puedan sufrir enfermedades cardiovasculares. La prueba para PCR-us permite medir concentraciones de PCR muy bajas, entre 0,3 y 10 mg/L. La determinación de la PCR convencional (no ultrasensible) se solicita en individuos con riesgo de sufrir algún tipo de infección o con enfermedades inflamatorias crónicas, y mide concentraciones de PCR entre 8 y 1.000 mg/L.

¿Qué es el examen de PCR ultrasensible?

El examen de PCR ultrasensible es solicitado por el médico cuando quiere evaluar el riesgo que tiene una persona de sufrir problemas cardiovasculares como por ejemplo un infarto o un ACV. En este caso, el examen es solicitado cuando la persona se encuentra saludable, sin ningún síntoma o infección aparente. Este examen es más específico y consigue detectar cantidades mínimas de PCR en la sangre.

¿Cómo afecta la proteína C reactiva a los deportistas?

Según el tipo de entrenamiento, el volumen y la intensidad, un deportista puede generar altos niveles de inflamación en el cuerpo. Por lo tanto, se torna importante una planificación inteligente de los entrenamientos para que el cuerpo se recupere perfectamente de un esfuerzo intenso.

Todos sabemos que la recuperación y el descanso es primordial para cualquier deportista que quiere mejorar su rendimiento y salud. Por suerte, cualquier actividad física es una buena opción para mantener bajos los niveles de inflamación.

En un estudio se mostró que las personas que hacían ejercicio físico de manera habitual tendían a tener valores de proteína C reactiva inferiores a aquellas que llevaban un estilo de vida sedentario. Hubo otra investigación que comparó cómo influía el entrenamiento de fuerza y resistencia, durante 15 semanas, en los mismos niveles. Los científicos concluyeron que la combinación de ambos tipos de entrenamiento puede ser una buena opción para disminuir los niveles de inflamación. Incluso, es mucho más efectiva que realizar solamente entrenamiento de resistencia cardiovascular.

¿Pero el ejercicio físico no crea inflamación? Sí, pero para eso debes trabajar con intensidades y volúmenes acordes a las que tu cuerpo pueda soportar. La alimentación, el descanso y tu estilo de vida te ayudará a conseguirlo. Es normal que los entrenamientos con cargas elevadas consigan una mayor inflamación y se incrementen los valores de proteína C reactiva.

En otro estudio se analizó a corredores que hicieron entre 15 y 88 kilómetros. Se demostró que en trayectos inferiores a 21 kilómetros, el incremento de la proteína C reactiva fue bajo (en corredores habituales). En cambio, en deportistas que realizaron un ultramaratón de 88 kilómetros, el aumento fue mucho mayor. Por lo que se eleva considerablemente después de un entrenamiento intenso o competiciones muy duras.

PCR Negativa

Una prueba para determinar los niveles en el organismo también puede arrojar un resultado negativo, cuando la presencia de esta proteína es baja. Cuando hay valores bajos puede deberse a varias situaciones. Por ejemplo, se puede deber a pérdida de peso, realización de ejercicio, consumo de bebidas alcohólicas y uso de algunos medicamentos. Cuando este pasa, es importante que el médico identifique la causa.

PCR Positiva

Los altos niveles de proteína C reactiva en la sangre han estado asociados con un riesgo mayor de ataques cardíacos. Además, si las comparamos con las personas con niveles de PCR normales, las personas con niveles altos de PCR que ya han tenido un ataque cardíaco son más propensos a tener otro.

La prueba de PCR no es recomendable para todos. Esta prueba no muestra la causa de la inflamación, y es posible que un nivel alto indicara que la inflamación no está afectando tu corazón, especialmente si el nivel es notablemente más alto que el normal.

El análisis de alta sensibilidad (PCRas) es de mayor utilidad en las personas con una posibilidad de entre el 10 % y el 20 % de tener un ataque cardíaco en los próximos 10 años, o con un riesgo intermedio. El médico determinará cuál es tu nivel de riesgo mediante unas pruebas de evaluación con puntajes en las que se tienen en cuenta tu estilo de vida, tus antecedentes familiares y tu estado de salud actual.

La Salud

Si te haces una prueba de PCR y sale positiva, habla con tu médico, ya que si está elevada puede significar muchas cosas y no todas son para preocuparse, incluso si la elevación es importante. Muchas causas de elevación son pasajeras: un resfriado, una fractura, un embarazo o una infección bacteriana la puede elevar y no son causa de preocupación.

Ahora bien, otras causas sí pueden requerir tratamiento, como enfermedades autoinmunes, un infarto recién sucedido o infecciones no detectadas. En la farmacia muchas veces ayudamos con la lectura de las analíticas, pero es el médico el profesional que interpreta el resultado y decide cómo proceder frente a un resultado elevado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EnglishFrenchPortugueseGermanItalianSpanishCatalanDutch